viernes, 30 de enero de 2015

CORAZÓN ANESTESIADO

Los días pasan, sin color, sin matiz, sin esos momentos que me dejaban sin respiración.

Estoy dejando de soñar , y no hablo de sueños nocturnos , estoy abandonado  esos sueños que se tienen cuando estas despierto , aquellos que te transportan a los lugares más recónditos y confortables de tu imaginación, para ceñirme otra vez a la más fría y cruda realidad.

El otoño se acerca y las hojas de los arboles forman un tapiz de melancolía sobre  las aceras de las calles , esas calles que fueron testigo de tantas promesas, aquellas que ni siquiera sobrevivieron al final del día , de tantos besos inmortales ,de tantas noches llenas  de pasión.

Noches que no cambiaría por nada del mundo, porque sufrir es otra forma de aprender 
tal vez más dura, más hostil , peor también la más eficaz.

La música sigue sonando , si , pero de manera diferente , sin éxtasis , sin emoción , sin arrancarme un solo latido.

Las caricias son siempre vacías, distantes, secas , se quedan a medio camino , nunca llegan a rozarme el corazón , y ni siquiera el eco envolvente de esta enorme y mágica ciudad consigue hacerme vibrar.

¿ Me habré olvidado de sentir ?

Puede que la lluvia haya dejado de ser mi cómplice para siempre , que jamás recuerde lo que fue enamorase alguna vez,  o que los sentimientos , se hayan ahogado en el fondo de mi decepción.

Quizás fueron todas aquellas patadas en el alma , las que hagan que ahora me sienta completamente vacío, o aquellos “para siempre” , tan fugaces como una tormenta de verano.

No se cual es la razón exacta, puede que el cumulo de todas ellas, las razones por lo que todo lo que quedó de aquel chico  enamorado,inocente y caprichoso  , sea un corazón anestesiado.